Sueño


A veces te miro y sueño
aunque sea solo un instante
aunque nadie me vea
aunque no repose
aunque no lo crean…

A veces te miro y creo
que hay algo en tí, fugaz, radiante
que es como una estrella
que no entiendo
que nadie sienta…

A veces te miro y siento
que hay algo en ti, frágil ardiente
que es como una llama
que no entiendo
que nadie vea…

A veces te miro y siempre veo
que hay algo en ti, brutal.. gigante
que al amarte he creado
que nadie nunca
vera otra vez.

Jose Luis Irizar Artiach


Jose Luis IrizarEsta página se la dedico a la figura de Jose Luis Irizar Artiach, para muchos desconocido, fue un hombre de iglesia, un sacerdote que ocupo diversos puestos en su organigrama, pero fue sobretodo una persona amable, llena de bondades, un “pozo de ciencia” como el denominaba a muchos otros y un auténtico compendio de palabras imposibles y desconocidas.

De el obtuve, las primeras palabras que asombran por su profundidad y contenido, esas que todo el mundo entiende pero nadie pronuncia por miedo a no saber si es el contexto adecuado, esas palabras que sientan cátedra, que utilizan quienes saben de su fuerza y magnetismo, Sublime, Locuaz, Enjunto, Presto y otras miles que pronunciadas con el majestuoso uso del siencio y una voz profunda y atronadora nunca nadie olvidara.

No tenía muchas veces otra herramienta que la improvisación para dotar de nobleza y categoría a cualquier situación en la que se encontrase, convertía a los ciudadanos en príncipes, las mesas en banquetes y los apellidos en títulos nobiliarios que departía por doquier

Sublime fue la primera de tantas palabras que aprendí de él, recurría con presteza a dotar a cualquier palabra de un significado que superaba a la misma, la última que pronuncio fue “Eskerrik asko”, (muchas gracias en lengua vasca), se fue dando las gracias cuando merecía recibirlas, disfruto una vida dando lo que tenia pues pienso que le producía satisfacción ser generoso, por eso lo hizo hasta el final.

Por todo esto se que cualquier buen discurso debe empezar siempre por algo sublime y terminar por un “muchas gracias”. Por que su vida fue al fin y al cabo un discurso lleno de grandes cosas, un discurso a recordar, impactante que como su propia vida, dejó un reflejo en los demás.

Xabier Lete – Xalbadorren Heriotza



A veces la cultura vasca nos regala estas perlas, entre el “maremagnum” de la política florecen las cosas realmente buenas, como esta!



Suscríbete | Harpide ezazu

Introduce tu email para suscribirte y recibir notificaciones. | Idatz ezazu zure emaila harpidetzeko eta berriak jasotzeko


Lo + visto | Gehien ikusita


Mi lema | Nire Ikurritza

"Esaten bada, egiten da"

Archivo | Artxibo