El hombre y su tesoro


Entre la densa niebla

brama el viento y agita,

desnudo… marchito un roble

muriendo, se aferra a la vida.

Entre la oscura bruma

Golpea una lluvia infinita

Solitaria… inerte una flor

encogida, consume su vida

Entre cristales de hielo

que de noche vienen y de día van

menguante… un glaciar eterno

se consume, tras un eon de vitalidad

Entre la ardiente calima

arrastrando muerte y soledad

triunfal… un desierto nos engulle

alegre de nuestra complicidad

Entre montañas de tesoros

embriagado en su pequeñez

ignorante… descansa un hombre

que no tiene sino de avaricia… sed


Suscríbete | Harpide ezazu

Introduce tu email para suscribirte y recibir notificaciones. | Idatz ezazu zure emaila harpidetzeko eta berriak jasotzeko


Lo + visto | Gehien ikusita


Mi lema | Nire Ikurritza

"Esaten bada, egiten da"

Archivo | Artxibo