El cazador del siglo XXI

Hoy escuchaba en ETB-2 un interesante debate sobre la caza, de un lado la presidenta de PACMA y del otro Angel López Maraver, presidente de la Real Federación Española de Caza. Los argumentos son conocidos, nada nuevo en el horizonte, si bien las interpelaciones de Angel López sobre «porque no quitar al león de la sabana» haciendo un paralelismo con el hombre en lo que él llamaba «ecosistema», aunque creo que quería decir «cadena trófica«, habrán provocado la risa de más de alguno.

No pretendo en este articulo tratar sobre el tema de la caza en su dimensión racional. Como en cualquier otro, todos podemos construir, a base de medias verdades y omisiones, una realidad paralela que nos convenga a nuestros intereses. PACMA hablaba entre otras cosas del plomo generado en la fabricación de balas y Angel López del «ecosistema» y las regulaciones y otros cientos de materias para defender la caza o “pegar tiros en el monte” como lo llaman en PACMA. Todos los argumentos enfrentados tienen sus puntos de razonamiento y cada cual en su escala de valores los subjetiviza.

Yo quiero, en este artículo, ir mas allá, a desentrañar qué y quién es el cazador. Porque, de veras amigos, las batidas de caza en todo-terreno hasta la última zona accesible del monte, paseo de unos kilómetros y apostarse para pegar unos tiros con una escopeta o rifle con mira telescópica, ropa de abrigo, comida y bebida en abundancia, teléfono móvil, etc… ¿Son algo a lo que podamos llamar «caza»? ¿No era la «caza» un medio de supervivencia del hombre «cazador-recolector»? ¿Realmente un señor de unos 50 años con una penosa forma física y una escopeta es un “cazador”? ¿No es razonable pensar que los «cazadores» europeos del año 12.000 a.C se caerían al suelo de risa al ver a unos señores con sobrepeso y una escopeta llamándoles «colegas cinegéticos»? ¿Son estos cazadores capaces de cazar algo enfrentándose realmente a la naturaleza?

Me he querido imaginar a un cazador como un hombre o mujer, que desprovisto de ninguna tecnología, con sus propias manos fabricase trampas y armas con las que cazar a otros animales en armonia con la naturaleza, en una lucha de iguales cada uno haciendo uso de habilidades naturales propias, un combate de adaptación e ingenio, en el que la forma física, la preparación y las capacidades personales son puntales de la supervivencia del individuo, ¿Pero que adaptación e ingenio hay en «fusilar» desde un puesto de caza a un animal que pasa por allí olisqueando el suelo?

Con todos mis respetos llamarle «caza» y «deporte» a eso de ir con un arma por el monte pegando tiros me parece un excesivo atrevimiento, sin entrar a lo malo o lo bueno que pueda tener, sin siquiera introducirme en cuantos razonamientos puedan esgrimir detractores y simpatizantes de este «deporte», conviene primero hacer un ejercicio de reflexión sobre la cosa tan ridícula en la que se ha convertido aquello que para el ser humano, durante el 99,9% de su tiempo en la tierra, fue un verdadero combate de ingenio, superación y supervivencia.

2 comentarios en «El cazador del siglo XXI»

  1. Me parece una buena idea sacar este tema tan controvertido. Yo suelo ir a cazar palomas a palomeras de Navarra. Mi afición viene de haber pasado parte de mi juventud en un pueblo de la montaña donde parte de su población es cazadora. Para mí cazar una docena de palomas en la temporada me hace disfrutar tanto de su caza como del ambiente que tenemos. Matar una paloma con la escopeta no me da un placer «enfermizo» de psicópata como tampoco lo da matar una mosca. Es sobretodo su captura lo que hace ilusión. Como en toda aficion es difícil para alguien que no sea cazador-a entenderlo. Pero lo mismo ocurre con la pesca, la escalada, la maratón, el fútbol etc. que es algo adquirido y que se lleva dentro y no hay una razón lógica que lo explique, porque a parte de disfrutar con ellas, no tienen un fin productivo.
    En la caza es evidente que no cazamos como en la antigüedad, por necesidad. Pero tampoco la tenemos al comer un txuleton o un bogavante… También podemos ser aburridamente vegetarian@s.
    Por supuesto que la caza está regulada y hoy en día la mayoría de cazadore-as cumplen las normas. Yo creo que es un producto que nos da la naturaleza y que se puede aprovechar ordenadamente como la leña o las setas. Lo que me parece irreal es la posición de los animalistas de PACMA que dan la misma importancia a los animales que a las personas. Tampoco me gusta la opinión de los cazadores carcas como el presidente, ni me parece bien que se cace un animal solo para poner la cabeza encima del fogón. Y no sé qué más comentar. Gracias y un saludo.

  2. Comparto lo dicho anteriormente por Mikel. La caza ha evolucionado también, porque el humano ha evolucionado y ha perfeccionado sus métodos y herramientas de caza. Antes se cazaba por necesidad, cazabas una hembra, un macho, una cría, en época de gestación, etc porque la necesidad era comer. Hoy en día existen otros beneficios que aporta la caza, además del eterno argumento que la caza es comida, también es economía, desarrollo en ámbitos rurales, puestos de trabajo, regulación de especies para evitar daños en vías, agricultura y competencia entre animales que viven y consumen los mismos recursos alimenticios, es una actividad social, etc. La caza de hoy no es como la de antes, que se mataba cualquier pieza de cualquier sexo o edad con el fin de comer, la caza de hoy ha integrado la ética a través de los planes de caza para cazar aquello que se puede obtener del medio natural en un determinado momento para una determinada especie. Es esta la evolución de la caza que nadie menciona. Saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: